La Femme – «Tatiana» (2016)
1118
post-template-default,single,single-post,postid-1118,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

La Femme – «Tatiana» (2016)

El anglocentrismo en la música es un síntoma claro de la dominación cultural que EEUU ha tenido en el s.XX. Jazz, blues, rock&roll, hip-hop, electrónica de baile… La mayoría de los géneros de éxito que pueblan la faz de la tierra provienen del otro lado del charco, aunque Reino Unido ha dado grandes alegrías a la historia del pop con su reinterpretación de los mismos. Tener un mismo idioma también ha servido a Jamaica y a Nigeria para aportar géneros como el reggae o el afrobeat. El inglés es el idioma de la globalización, pero, paradójicamente, impide que haya una verdadero intercambio cultural entre todo el globo.

 

La Femme es una banda francesa de gusto por el yéyé, el surf-punk o la psicodelia. Si ya sorprendieron con «Psycho Tropical Berlin» (2013) su segundo álbum «Mystère» (2016) confirma que es una de las bandas de rock&roll más imaginativas, divertidas y meticulosas del planeta. «Tatiana», por ejemplo, es noise-rock bailable, post-punk-pop que combina un ritmo adictivo con una atmósfera industrial y letras surrealistas. 

 

Define la década porque fuera de las fronteras angloparlantes hay una cantidad ingente de calidad musical a la que no se suele acceder por culpa de hábitos culturales del siglo pasado. En un mundo hiperconectado, bandas de todo el mundo pueden estar surfeando nuevas olas a la misma velocidad y con la misma técnica que los grupos anglosajones, pero los medios en general no suelen atender a grupos como La Femme, que de no ser francófonos amenizarían discotecas indies y poblarían revistas de tendencias. Aún así, gracias al streaming, el acceso a estos grupos periféricos es instantáneo, por lo que será cuestión de pocos años que se levanten prejuicios y barreras idiomáticas, descentralizado las estrellas y enriqueciendo nuestras listas de Spotify o nuestra colección de vinilos.

No Comments

Post A Comment