Damon Albarn – «Everyday Robots» (2014)
1176
post-template-default,single,single-post,postid-1176,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Damon Albarn – «Everyday Robots» (2014)

En la guerra ficcionada que vivieron en los 90 Oasis y Blur, estos últimos optaron por la versatilidad como su punto fuerte, mientras que los hermanos Gallagher se empeñaron en himnos de guitarra y grandes estribillos. Tras la decadencia del britpop, Damon Albarn, líder de Blur, supo entender el mundo cada vez más virtual en el que vivíamos y creó Gorillaz, reinventándose una vez más y adaptándose a los sonidos contemporáneos.

 

«Everyday Robots» (2014) es realmente el primer disco en solitario de Albarn. En la canción que le da título al álbum, el londinense canta una balada al piano acompañada de una base de hip-hop exótica, insólita y polirrítmica; una producción cortesía del capo de XL Recordings, Richard Russell, que va acorde a los tiempos post-dubstep que vivía Inglaterra. Albarn canta sobre este mundo de móviles y pulgares para arriba, de alienación y automatismo. Por lo que escuchamos parece entender la época, pero se siente fuera de ella, nostalgia no tanto por su pasado exitoso sino por el mundo de las relaciones analógicas.

 

Define la década porque tras 25 años de carrera, Damon Albarn ha pasado de arquitecto del pop a observador privilegiado. Un veterano que sigue pudiendo tener la facilidad camaleónica de adaptarse a lo nuevo, pero que no puede evitar hacerse mayor. «Everyday Robots» es triste y moderna, porque nadie dijo que la modernidad tuviera que ser divertida. El futuro ya no es lo que era

No Comments

Post A Comment