Thee Oh Sees – «The Dream» (2011)
1198
post-template-default,single,single-post,postid-1198,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Thee Oh Sees – «The Dream» (2011)

El abaratamiento de costes en la producción musical digital ha llevado a una progresiva conquista de la electrónica en el panorama pop, tanto mainstream como underground. La facilidad para crear beats y ambientes ha provocado que incluso el talento interpretativo sea sustituido por la paciencia y el buen gusto (o no) en la producción. El rock eléctrico se desvanecía, por lo que sus secuaces tenían que buscar maneras de sobrevivir y hacer ruido para ser escuchados. 

 

La banda californiana de garage-punk que por el 2011 se llamaba Thee Oh Sees (aunque ha tenido otros 6 nombres desde su fundación en 1997) ha optado por ir a contracorriente del sonido hiperprocesado y ultraproducido con un sonido directo basado en sus intensos conciertos catárquicos. La prolífica energía eléctrica de la banda se puede sentir en canciones como «The Dream» (2011), un ciclón de solos y gritos a ritmo marcial durante casi 7 minutos. Vigor punkarra en trance. 

 

Define la década porque Thee Oh Sees (o como se llamen cuando leas esto) ha sido uno de los actos más incendiarios del rock de los 2010s, sobretodo por sus conciertos, con los que alcanzan el arrebato. Despachan la grabación de los discos en un par de días porque todo lo hacen en directo. Rock de guerrilla, salvaje y fortificante; que deja claro por qué el ruido puede purgar nuestro furor interno.

No Comments

Post A Comment