Pantha du Prince – «Lay in a Shimmer» (2010)
1247
post-template-default,single,single-post,postid-1247,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Pantha du Prince – «Lay in a Shimmer» (2010)

A principios de los 90, los sonidos del techno y el house se hacían cada vez más y más grandes. Se subía la potencia y la intensidad para seducir a los raveros que ya iban generando tolerancia al techno clásico. Sin embargo, un grupo de creadores tomaron el rumbo contrario y optaron por la máxima «menos es más», despojando a la música de baile de su cada vez más estrafalaria indumentaria y dejándola desnuda. Nacía así el minimal.

 

Fue en Alemania donde el minimal tuvo especial desarrollo a través de sellos como Kompakt o Dial Records. En esta última discográfica expandió su carrera Hendrik Weber, más conocido como Pantha Du Prince. Sus paisajes sonoros con microritmos y ambientes oníricos dejaban entrever a un clubber con alma indie; tanto es así, que su tercer largo, «Black Noise» (2010), lo editó el mítico sello británico Rough Trade, cuna de grupos como The Smiths o Young Marble Giants. Cuando comienza el disco con «Lay in a Shimmer» ya te das cuenta de que no estás ante un disco de minimal al uso; el ruido ambiente se entremezcla con capas de distorsión suave, que dejan paso a pequeñas campanas, como cucharillas que preceden un brindis. Weber rellena el espacio con microdetalles vidriosos y ritmos cambiantes. Electrónica impresionista y naturalista. 

 

Define la década porque discos como «Black Noise» ejemplifican lo poco minimalista que se ha vuelto el minimal. La creciente potencia en los procesadores permiten una electrónica de alta resolución, ultradefinida. En «Lay in a Shimmer» los teclados se mimetizan con el ambiente y la multitud de capas de ritmos se van superponiendo. Pero aunque pueda parecer barroco por la cantidad de elementos, sigue manteniendo un espíritu minimalista, casi monocromático. «Lay in a shimmer» es Mum o Lali Puna lléndose de clubes, indietrónica de clicks and cuts y glitch. Talento para deconstruir melodías y reordenarlas con ritmos precisos.

No Comments

Post A Comment