Shamir – «On the Regular» (2014)
1370
post-template-default,single,single-post,postid-1370,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Shamir – «On the Regular» (2014)

Tan sólo 25 años antes de «On the Regular» (2014) se estrenaba el documental experimental «Tongues Untied» con el que se quería «romper el brutal silencio de EEUU sobre cuestiones de diferencia sexual y racial» según palabras de su propio autor, Marlon Briggs. Ser negro y gay en los años 80 significaba una repulsión bilateral que obligaba a esta comunidad a esconderse y permanecer ocultos. En su momento la película, a pesar de ser underground, causó gran revuelo por mostrar a hombres besándose y se usó como arma arrojadiza política por contar con fondos públicos. 

 

Shamir Bailey no se identifica ni como hombre ni como mujer, ni siquiera como gay. Nacido musulmán y crecido en el punk, tenía 20 años cuando publicó «On the Regular». Nada más empezar el ritmo que marca el cencerro, se aprecia el júbilo y la diversión, y definitivamente explota cuando entran los sintetizadores. Shamir rapea, canta, se fanfarronea, se expone, se gusta. Con un hip-hop que bebe del house, el estilo por autonomasia de la comunidad negra gay, la canción tiene una contagiosa sensación de liberación y gozo. Beats expresivos, juguetones y festivos.

 

Define la década porque «On the Regular» es una celebración del orgullo propio. El armario LGTB se ha vuelto con el paso de los años menos asfixiante y, aunque aún hay tarea, Shamir puede soltar sus rimas y sus ritmos con albedrío, con la total alegría de ser él mismo aunque sea negro, no binario, musulmán o lo que sea. «Este soy yo de manera regular» canta en el estribillo, y lo hace con un autoestima danzarina y vitalista.

No Comments

Post A Comment