Sophie – «Faceshopping» (2018)
1355
post-template-default,single,single-post,postid-1355,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Sophie – «Faceshopping» (2018)

Oscar Wilde escribió en «El Retrato de Dorian Grey» (1890) que sólo las personas superficiales no juzgan por las apariencias, que el verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible. El universo online, la tecnología avanzada y la teoría queer han amplificado nuestras posibilidades identitarias, pudiendo cada vez más manejar (o manipular) lo que somos a los ojos de la gente, nuestra superficie; ya sea con nuestras RRSS y la marca personal, o directamente con cirujía avanzada. 

 

Sophie ocultó su imagen durante años mientras revolucionaba el pop electrónico con singles experimentales como «Bipp» (2013) o «Lemonade» (2014). Poco antes de sacar su debut en largo, «Oil of Every Pearl’s Un-Insides» (2018) Sophie se descubrió como una mujer transgénero: lució su rostro y su figura en la portada y su propia voz en algunas canciones. Un florecimiento que se plasmó en un disco radical, de belleza plastificada y artificial, pervirtiendo el pop y llevándolo al extremo. En «Faceshopping» reflexiona sobre el escaparate de nuestro cuerpo: «Quería crear esos sentimientos de carne como algo impersonal, un material con el que jugar como cualquier otra cosa. Y depende de ti dónde tu alma o ser espiritual se cruza con esa carne». Decía Sophie a Vice. La canción hace gala de un diseño de sonido quirúrgico, con los beats más gruesos de la industria, un riff chirriante y las voces deformadas de Sophie que se entremezclan con las de Cecile Believe que entona frases como «Mi cara es el verdadero escaparate». 

 

Define la década porque Sophie ha sido una de las productoras más transgresoras, transformadoras y trascendentales de la música pop de los 2010s. A pesar de su eventual cacofonía y sus texturas hipercibernéticas, la escocesa ha sido llamada a filas por divas como Madonna, Lady Gaga o Charlie XCX y raperos como Vince Staples. «Faceshopping» es uno de sus temas más terroristas, y su videoclip completa la obra a la perfección con su plasticidad digital y expresionismo estroboscópico. La belleza de lo artificial y la realidad como elemento maleable.

No Comments

Post A Comment