Die Antwoord – «I Fink U Freeky» (2012)
1480
post-template-default,single,single-post,postid-1480,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Die Antwoord – «I Fink U Freeky» (2012)

El freak, el inadaptado, el engendro, es materia prima altamente atractiva para el artista. Desde «La parada de los monstruos» (1932) a las fotografías de Diane Arbus, pasando por Lynch, Fellini o Waters, los personajes aberrantes y bizarros tienen su hueco en la obra de arte como modelos extravagantes, e incluso, algunas veces, como los propios creadores.

 

Podría decirse que Watkin Tudor «Ninja» Jones y Anri «Yolandi Visser» du Toit, el dúo visible de Die Antwoord («La respuesta» en afrikáans), forman parte de la «white trash» sudafricana. Dicen pertenecer a la cultura zef, una especie de moderneo de la clase baja sudafricana, pero más bien son unos auténticos macarras, eso sí, un poco extraterrestres también. Realizan una rap-rave apta para choques de coche de extrarradio, un orgullo chabacano que tiene en «I Fink U Freeky» (2012) uno de sus himnos más sonados. 

 

Define la década porque si los 2010s han consolidado el romance del rap con la electrónica, Die Antwoord ha sido como un polvo en un aparcamiento; inmediato, sin pensárselo mucho y dejándose llevar. No es elegante, pero tiene nervio, tiene garra. «I Fink U Freeky» es como tomarte una bebida energizante y que desaparezcan tus complejos, apreciar la dignidad del mal gusto y lo hortera, sin querer ser kitsch ni hostias.

No Comments

Post A Comment