Lo que se ha sentido ha sido lo que se ha vivido es el título de la exposición individual de Carmen Calvo (Valencia, 1950) que acoge la Fundación Antonio Pérez de Cuenca, y fragmento también de un texto de uno de sus escritores admirados, Fernando Pessoa. Dicho epígrafe da nombre también a la intervención que presenta Calvo en la Sala del Museo de Obra Gráfica de San Clemente.

La exposición, que incluye unas cuarenta obras (fechadas entre 1996 y 2012) repartidas entre las diversas sedes de la Fundación, ha sido comisariada por Alfonso de la Torre. Recientemente, la obra de Calvo pudo verse en diversas ciudades en Castilla-La Mancha en Lo que pintan las mujeres, que incluía obras de esta artista de la colección de la Fundación.

Carmen Calvo estudió Bellas Artes en Valencia. Habiendo obtenido numerosas becas y premios, su presencia en convocatorias artísticas nacionales e internacionales ha sido permanente. Desde los años ochenta, en que participa en New Images from Spain (1980, The Solomon R. Guggenheim Museum) su obra ha estado presente en las más relevantes muestras que han difundido el arte español, destacando su presencia, junto a Joan Brossa, en la Bienal de Venecia de 1997.

Además de su dedicación a la pintura, en un territorio que podemos calificar de “híbrido” y muy singular en la escena artística de nuestro país, Calvo destacó por su trabajo en la realización de intervenciones, en algunos casos con carácter permanente, en edificios públicos.