Más de dos centenares de obras de dibujo español descansan entre los muros de la Kunsthalle de Hamburgo, una colección reunida en Sevilla a comienzos del siglo XIX que fue vendida en el mercado londinense y adquirida por el museo alemán en 1891.

El núcleo de la colección está formado por dibujos de Murillo y algunos de sus más importantes coetáneos y seguidores, muchos de ellos vinculados a la academia fundada en Sevilla por el maestro junto con Valdés Leal y Herrera el Mozo. Además se presentan importantes obras de otros destacados maestros del Siglo de Oro, como Alonso Cano o Antonio del Castillo.

Goya y Velázquez

Los dibujos de Goya, sobre todo los realizados a partir de cuadros originales de Velázquez hoy conservados en el Prado, conforman el otro gran foco de la colección. Concebidos como preparatorios para una serie de estampas, en ellos Goya no se limitó a “copiar” a Velázquez, sino que nos dejó muestra de su genial visión de la obra del sevillano. Junto a estos también se exponen dibujos del Álbum de Madrid y preparatorios para su famosa serie de estampas de La tauromaquia.

A la hora de decantarse por algún dibujo frente a otro, José Manuel Matilla, comisario de la exposición y jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Prado, alude al conjunto como la auténtica joya. Destaca, eso sí, el epílogo de la exposición a cargo de Goya, especialmente sus dibujos preparatorios y sus personales “copias” de las obras de Velázquez, y habla de “una estrechísima relación entre esta exposición y las pinturas de nuestro museo, de tal manera que cuando nuestro visitante entre a las salas, si no ha pasado por Velázquez tendrá necesariamente que pasar por Velázquez”.