“El intento que hago en este disco –explica el artista cubano– es hacer un resumen de la música que he escuchado y me ha formado y que no es toda la música, pero estos géneros sin duda alguna están llenos de calidad, una calidad que no es una moda, que sobrevive al tiempo, y que cuando pase esta época de las vacas gordas del mal gusto, estará todavía vigente”. Milanés ha querido también hacer hincapié en algunas expresiones de la música cubana olvidadas o relegadas. Así ha incluido el changüí, el guaguancó, la guajira son, la conga y un poco de jazz.

La puesta en escena de Renacimiento ofrece una presentación idónea para las noches estivales en las que también se disfrutarán algunos de los temas más reconocidos de su carrera.