Gracias a la revolución digital y a las redes sociales, la ilustración de moda está viviendo un auge sin precedentes. Instagram ha sido crucial en el camino de muchos de los artistas que ahora se exponen.

Durante la que ya se considera su segunda Edad de Oro, es el momento de reivindicar la ilustración de moda como una forma de arte en sí misma. Una historia que empieza con la firma de maestros como Mats Gustafson, David Downton, Aurore de la Morinerie, François Berthoud, Jean-Philippe Delhomme, Unskilled Worker, Gill Button, Hiroshi Tanabe, Jason Brooks, Tanya Ling o Jordi Labanda, y que continúa con voces como Ricardo Fumanal, Richard Haines, Jowy Maasdamme o Richard Kilroy.

Laura Gulshani. Rafodalisque.

Laura Gulshani. Rafodalisque.

Más de la mitad de los artistas seleccionados son mujeres que están marcando el paso. Entre ellas, nombres como los de Blair Breitenstein, Laura Gulshani, Inés Maestre, Hellen Bullock, Amelie Hegardt, Cecilia Carlstedt o Rosie McGuinness.

Hoy, los dibujos de artistas de todas partes inundan las páginas de revistas como Vogue, Harper’s Bazaar o L’Officiel y de nuevos títulos como T Magazine, Visionaire o Dazed. “Las aguadas, la línea suelta o el collage vuelven a ser protagonistas como lo fueron en la primera Edad de Oro de la ilustración, entre las décadas de los años veinte y finales de los setenta del siglo XX. La vieja práctica que hicieron grande Gruau, Bouché, Eric o Blossac”, explica Jesús Cano, comisario de la muestra.

Pero es en otro ecosistema –entre la dictadura de la fotografía y el narcisismo del selfie– donde han encontrado más eco los artistas ilustradores de moda: las redes sociales. Los likes los están haciendo universales. Las marcas han vuelto a confiar en ellos para firmar sus campañas como lo hicieron en el pasado Marcel Vertes, Kenneth Paul Block o Andy Warhol.

Es la radiografía del presente de una disciplina que, desde sus origenes, se traduce como el reflejo de la sociedad, con tantas sensibilidades y matices como personas la forman. La prenda deja de ser un producto comercial en estos dibujos para convertirse en un ente abstracto, apetecible e inspiracional, fiel a nuestro tiempo.

“Los 22maestros contemporáneos de la ilustración de moda presentes aquí no comparten una técnica concreta o una característica en común. Unos utilizan el lápiz; otros, el pincel digital; otros, la acuarela, pero en todos los casos, el resultado es una imagen atrayente, elegante y única. En otras palabras: una fina estampa”, apostilla el comisario.

La exposición forma parte del programa oficial de la segunda edición de Madrid Design Festival y cuenta con la colaboración de NH Collection Hotels.