El objetivo, según afirma la organización en un comunicado, es «asegurar para la feria un contexto más favorable para la movilidad de galerías y visitantes, así como un entorno económico más positivo para el desarrollo comercial».

Con un programa conformado por más 80 galerías, la feria ha logrado reunir en esta convocatoria un número récord de proyectos, así como de superficie de exposición. En las próximas semanas, el Comité Asesor se reunirá para considerar la incorporación de nuevos proyectos que, por razones de calendario y oportunidad, no pudieron participar en el programa cerrado el pasado julio.

En septiembre pasado, IFEMA y el Comité Organizador de ARCOmadrid también acordaron por las mismas razones trasladar «excepcionalmente» la celebración de su 40 edición de febrero de 2021 a la semana del 7 al 11 de julio.