A lo largo de estos años, según explica la institución en un comunicado, “la Fundación ha puesto en valor la importancia del coleccionismo privado, dando a conocer al gran público colecciones y obras que habitualmente no se encuentran en los museos. Cabe destacar también la rehabilitación de su sede, en la casa Garriga Nogués, obra del arquitecto Enric Sagnier, que ha contribuido así a enriquecer el patrimonio cultural de Barcelona”.

La Fundación Francisco Godia se creó en 1998 para honrar la memoria de Francisco Godia Sales (Barcelona, 1921-1990) y contribuir a la divulgación de su legado. Se trata de una fundación de iniciativa privada, impulsada por Liliana Godia, hija del empresario y coleccionista catalán.

La sede de la Fundación ocupa un espacio de 400 metros cuadrados en el Eixample de Barcelona. La colección, una de las más importantes de España, abarca un extenso periodo que va desde el siglo XII hasta nuestros días. Está especializada en arte medieval, cerámica y pintura moderna.

La Fundación abrió sus puertas en la casa Garriga Nogués en noviembre del 2008 con una exposición de 250 obras de sus fondos, de maestros como Alejo de Vahía, Luca Giordano, Zurbarán, Sorolla, Casas, Picasso, Miró, Tàpies, Barceló y Magritte.

La colección cuenta con alrededor de 1.500 piezas de arte, con tesoros como la Virgen de la Leche, atribuida a Llorenç Saragossa; la María Magdalena de Jaume Huguet; la Piedad de Alejo de Vahía; En el hipódromo (1899-1901) de Ramon Casas; Bueyes y barca (1908) de Sorolla o la decoración de Joaquim Mir para la casa Trinxet, de 1903.