teatro

Posted by & filed under Teatro.

27 de marzo, Día Mundial del Teatro

Compartir:





teatroHoy martes, 27 de marzo, se celebra el Día Mundial del Teatro, una iniciativa creada en 1961 por el Instituto Internacional del Teatro (ITI) de la Unesco. Este año, además, coincide con un aniversario muy especial, ya que se cumplen cincuenta desde que esta institución lo instauró promoviendo la difusión de un mensaje por una personalidad del mundo del teatro.

Para esta edición, la persona elegida ha sido el actor John Malkovich, que suma su nombre a una lista en la que figuran, entre otros, Jean Cocteau, Laurence Olivier, Jean Luis Barrault, Eugene Ionesco, Antonio Gala, Pablo Neruda, Peter Brook, Iakovos Kampanellis, Vaclav Havel o Arthur Miller.

Según el Manifiesto del Teatro 2006 titulado Un rayo de esperanza, “el teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida”.

 

Mensaje del Día Mundial del Teatro 2012

Por John Malkovich

John_Malkovich“El Instituto Internacional del Teatro-ITI de la Unesco me ha honrado con su petición de realizar este mensaje en la conmemoración del 50 aniversario del Día Mundial del Teatro. Voy a dirigir estas breves consideraciones a mis compañeros del teatro, mis pares y camaradas.

Que vuestro trabajo sea convincente y original. Que sea profundo, conmovedor, reflexivo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano y que dicho reflejo sea guiado por el corazón, la sinceridad, el candor y la gracia. Que superéis la adversidad, la censura, la pobreza y el nihilismo, algo a lo que, ciertamente, muchos de vosotros estaréis obligados a afrontar. Que seáis bendecidos con el talento y el rigor necesarios para enseñarnos cómo late el corazón humano en toda su complejidad, así como con la humildad y curiosidad necesarias para hacer de ello la obra de vuestra vida. Y que sea lo mejor de vosotros –ya que será lo mejor de vosotros, y aun así, se dará sólo en los momentos más singulares y breves– lo que consiga enmarcar esa que es la pregunta más básica de todas: “¿Cómo vivimos?”. ¡Buena Suerte!”.

 

Más sobre: