El-Gran-Hotel-Budapest

Posted by & filed under Cine, Opinión.

No hay lugar como el hotel

El-Gran-Hotel-Budapest
Compartir:





Wes Anderson vuelve a nuestros cines con 'El Gran Hotel Budapest', una comedia vertiginosa llena de crímenes, intrigas y persecuciones que reúne a un enorme plantel de actores encabezado por Ralph Fiennes.

Los artistas veteranos suelen recomendar a los novatos no quebrarse la cabeza con el estilo. Acaba llegando solo, dicen. Pero si bien hay quien no termina de encontrar un estilo personal, el hecho de alcanzarlo no lo es todo. Hay quien acaba cayendo en la autocaricatura (no hay más que mirar a Tim Burton). Wes Anderson, sin embargo, mantiene firme el timón.

En su octava película, el director de Viaje a Darjeeling y Academia Rushmore despliega los encantos que ha adquirido durante su carrera para llevar adelante la que es, sin duda, su cinta más acelerada. El resultado es francamente bueno.

Anderson hace un par de piruetas temporales (ilustradas a través de unos acertados cambios de formatos de imagen) para contarnos la historia de una persecución vertiginosa con sabor a cine clásico, condimentada, eso sí, con sus fetiches, tics y marcas autoriales. Con la complicidad de sus acompañantes, se calza las botas del crimen, la intriga, la sospecha y la fraternidad, manteniendo su estética de travellings horizontales, zooms detallistas y un empeño colosal por la disposición perfecta de cada elemento dentro del plano.

Quienes se deleitaron con Los Tenenbaums: Una familia de genios volverán a disfrutar con la increíble dirección artística de lo nuevo de Anderson, un apartado destacado en su filmografía por el encanto y la minuciosidad. Sacando partido a ese preciosismo visual está Robert D. Yeoman, su incondicional director de fotografía, que parece pasárselo en grande jugando con los ambientes tan dispares de que dispone.

Reparto de vértigo

La música es un tema aparte. Alexandre Desplat escribe unas partituras tan desatadas y divertidas como la propia trama. Los coros alpinos se alternan con los conjuntos de cuerda, atreviéndose incluso con algún kozachok.

Y el reparto… No queda espacio en el cartel para tanta estrella junta. Ralph Fiennes, F. Murray Abraham, Mathieu Amalric, Adrien Brody, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Edward Norton, Saoirse Ronan, Jason Schwartzman, Léa Seydoux, Tilda Swinton, Tom Wilkinson, Owen Wilson y el debutante Tony Revolori son algunas de las caras que se dejan ver por el filme, algunos de ellos amigos e incondicionales del director. Nadie parece haberse querido perder esta aventura, un ¿Quién es quién? en el que el espectador juega a descubrir quién se esconde tras ciertas caracterizaciones.

En definitiva, El Gran Hotel Budapest llega con fuerza a nuestros cines como una propuesta muy divertida y de un ritmo imparable, constatando además que Wes Anderson sigue en plena forma.

El Gran Hotel BudapestEl Gran Hotel Budapest
Dirección: Wes Anderson
Intérpretes: Ralph Fiennes, F. Murray Abraham, Mathieu Amalric, Adrien Brody, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Edward Norton, Saoirse Ronan, Jason Schwartzman, Léa Seydoux, Tilda Swinton, Tom Wilkinson, Owen Wilson y Tony Revolori
Guion: Wes Anderson (Historia: Wes Anderson y Hugo Guinness)
Música: Alexandre Desplat
Fotografía: Robert D. Yeoman
2014 / Estados Unidos / 99 minutos

Más sobre: Adrien Brody, Alexandre Desplat, Bill Murray, Edward Norton, El Gran Hotel Budapest, F. Murray Abraham, Harvey Keitel, Jason Schwartzman, Jeff Goldblum, Jude Law, Léa Seydoux, Mathieu Amalric, Owen Wilson, Ralph Fiennes, Saoirse Ronan, The Grand Budapest Hotel, Tilda Swinton, Tom Wilkinson, Tony Revolori, Wes Anderson, Willem Dafoe, crítica, estreno, película