El estudio aborda un trabajo, el del bordado, el encaje y la moda, ejercido durante siglos por mujeres, al que se sumaron los hombres cuando dejó de ser un trabajo artesano y anónimo para convertirse en una fuente de ingresos importante y un reflejo del lujo y la exclusividad económica de cada época. Una evolución inversa a la general del resto de los sectores, donde los oficios son ejercidos por varones y son las mujeres las que se incorporan paulatinamente, y a veces con grandes dificultades, a sus tareas.

La obra premiada ofrece una nueva perspectiva al análisis y la interpretación de estas llamadas “artes femeninas”. En este contexto destacaron cuatro autoras, Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos Colombine, María Martínez Sierra (nombre con el que María Lejárraga, casada con Gregorio Martínez Sierra, firmó unas pocas obras, pues como sostienen numerosas estudiosas, casi toda su producción fue publicada bajo el nombre de su marido) y Margarita Nelken, críticas que se interesaron por un arte que quedaba habitualmente relegado al ámbito doméstico y que se consideraba reiterativo.

Alejandro Tiana, rector de la universidad; Elisa Pérez Vera, magistrada del Tribunal Constitucional hasta 2012 y rectora honorífica de la UNED; Esther Souto, vicerrectora de Investigación e Internacionalización, y Teresa San Segundo, directora del Centro de Estudios de Género y presidenta del jurado, presidieron un acto celebrado en la víspera del Día Internacional de la Mujer en el que las investigadoras Belén Yuste y Araceli Muñoz pronunciaron la conferencia titulada Mujeres que merecieron el Nobel.

San Segundo anunció que el próximo curso se pondrá en marcha el Máster en Estudios de Género de la UNED, una titulación multidisciplinar que, aunque estará inscrita en la Facultad de Derecho, contará con la participación de docentes de diversas facultades y estará coordinada en conjunto por la Facultad de Filología. El objetivo de esta nueva titulación será dar acceso al Doctorado desde los Estudios de Género.