Esta iniciativa, pionera en el ámbito de los museos españoles, estaba abierta a todo el mundo, pues la aportación mínima ha sido de 35 euros, y uno de los objetivos del Museo era incidir en su búsqueda de apoyos entre particulares y empresas para financiar actividades fundamentales en una institución cultural.

De los 601 donantes, la mayoría, el 77%, han aportado los 35 euros básicos. Hay que destacar la considerable presencia entre estos micromecenas de personas que pertenecen al programa de Amigos del Museo, así como la participación de empresas como Artika, especializada en libros de artista, y Mastercard, patrocinador de la apertura gratuita los lunes de la colección permanente.

El cuadro se dividió en mil secciones con un valor simbólico de 35 euros cada una y los participantes van a recibir recompensas en función del donativo realizado: una invitación doble al museo, la versión restaurada del cuadro completo en formato digital HD y un enlace donde verlo con la porción que hayan ayudado a restaurar, destacada, un pase anual para el museo, un puzle y una lámina del cuadro completo una vez restaurado, una invitación a la presentación de la obra, una visita al Departamento de Restauración, una mención en la placa del lienzo como mecenas de su restauración y estudio técnico…

Los micromecenas pueden desgravarse hasta un 75% de los donativos realizados, incluyendo los datos en la declaración de IRPF. La deducción se aplicará de acuerdo con la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo y con los límites y en las condiciones previstas en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

La Plaza de San Marcos en Venecia es un cuadro muy especial. Fue pintado en 1723 por Giovanni Antonio Canal, Canaletto, y es una de sus mayores y más características obras. Apenas hay “canalettos” en los museos españoles, y ninguno de la calidad e importancia de éste.

¿Quiere saber más?