Este miércoles se ha presentado La Tempranica, y el Teatro ha aprovechado el momento para homenajear al director y entregarle una placa conmemorativa, ya que hace sólo unos días -el 15 de septiembre- cumplió 80 años y ahora vuelve a la Zarzuela después de más de 20 años de ausencia.

En la cita han estado presentes, además del gran maestro, Miguel Ángel Recio, director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM); Paolo Pinamonti, director del Teatro de la Zarzuela; y la mezzosoprano María José Montiel, quién interpretará el papel de la gitanilla María.

Frühbeck de Burgos y la zarzuela

La Tempranica se estrenó en este mismo teatro el 19 de septiembre de 1900, y su partitura es considerada por muchos como una obra maestra de nuestra lírica. El mismo Frühbeck de Burgos ha afirmado que se trata de una gran obra, “no sólo a nivel nacional, sino internacional” . Ha hablado también de los primeros ensayos con la orquesta y de su relación con el Teatro de la Zarzuela, a quien de modo indirecto debe su primer trabajo remunerado como director.

El maestro ha comentado sus impresiones sobre el género, que no ha evolucionadao en sí mismo porque “zarzuelas ya no se escriben”, pero sí en su interpretación, ya que “nada tiene que ver con la de hace 50 años”. “Quien canta zarzuela debe saber hablar en un escenario, es decir, que el cantante de la partitura debe ser buen orador, por lo que es probablemente más difícil que cantar ópera”, ha señalado.

Frühbeck de Burgos ha hecho un repaso por los veranos de su juventud en los que empezó tocando zarzuela en uno de los teatros de Burgos. “Había una orquesta llamada la Sinfónica de Burgos y yo era el concertino. Aprendí a tocar a primera vista por la cuenta que me tenía y en el escenario prácticamente no había nada”, ha recordado.

Un esperado estreno

latempranicaEl estreno de La Tempranica llegó acompañado de una gran expectación debido a sus múltiples aplazamientos, sin motivo aparente, a lo largo de dos años. Una crítica del momento reflejó en su titular: “¡Por fin, se estrenó La Tempranica!”.

El papel de María fue interpretado por la famosa Conchita Segura, aunque poco después fue sustituida por Matilde Franco. El texto de Romea sufrió un discreto varapalo, quizá con la intención de molestar al autor, ya que se había extendido la creencia de que su progresivo endiosamiento fue uno de los motivos principales de los múltiples retrasos de la obra.

Otro cantar fue la partitura, unánimemente aplaudida por la crítica y el público. Consta de un Preludio y seis números. El Preludio, a diferencia de lo que era práctica común, comienza con un tema que va a tener una presencia constante en toda la partitura, especialmente en aquellos momentos más intimistas y emotivos, e incluso se utiliza en el número final. Se puede entender como el hilo conductor de toda la obra. En cuanto al tratamiento instrumental, Giménez desarrolla un trabajo de orquestación mucho más moderno que el de sus contemporáneos.

Como anticipo se interpretará una selección de varios números de la Suite española de Isaac Albéniz, con orquestación del propio Rafael Frühbeck de Burgos. El resto del reparto lo componen Virginia Wagner, Ana María Ramos, Ana Santamarina, Carlos Bergasa, Ricardo Bernal, Juanma Cifuentes, Juan Ignacio Artiles y Matthew Loren Crawford, acompañados por la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

 

Una vida de éxito y trabajo

Frühbeck de Burgos nació en Burgos en 1933. Estudió violín, piano y composición en los conservatorios de Bilbao y Madrid y continuó su formación en la Musikhochschule de Múnich con los estudios de dirección y composición.

Tras comenzar su carrera como director titular de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, fue nombrado director titular de la Orquesta Nacional de España. Fue director musical de la Stadtorchester de Düsseldorf y director titular de la Düsseldorfer Symphoniker, así como de la Orquestre Symphonique de Montreal. Igualmente ha sido principal director invitado de la Yomiuri Nippon Symphony Orchestra de Tokio y de la National Symphony Orchestra en Washington D.C. También ha sido director titular y artístico de la Dresdner Philharmonie.

Ha actuado con numerosas orquestas en Europa, América, Canadá, Japón e Israel. Además ha dirigido representaciones de ópera en Europa, Estados Unidos y Sudamérica. Ha sido director titular de la Wiener Symphoniker y director de la Deutsche Oper Berlin, así como de la Rundfunk Sinfonieorchester de Berlín y de la Orchestra Sinfonica Nazionale de la RAI de Turín.

Ha recibido numerosos honores y distinciones. En 2009 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes y en 2010 la Medalla del Palau de la Música de Valencia.

Más de cien grabaciones testifican su reputación como uno de los directores de orquesta más reconocidos de la presente historia musical. Desde la temporada 2012-13 es director titular de la Danish National Symphony Orchestra.