Silvia Lerín. 'Copper Landscapes'. Sala 2. Puxagallery.

Silvia Lerín. Copper Landscapes. Sala 2. Puxagallery.

El proyecto que ahora presenta parte de la idea de la oxidación metálica como memoria, como alegoría de aquello que resurge y del renacer cotidiano, expresándose en composiciones de tela y papel que simulan las tonalidades del cobre o se combinan directamente con metal en un juego de texturas que rinden tributo a la piel de la pintura.

Pese a su aparente abstracción formal, estas series responden a un proceso de sentido autobiográfico e introspectivo donde Lerín investiga la transmutación de estas tonalidades dominadas por el verde aturquesado para manifestar su deseo de resurgir en cada nuevo proyecto, en cada etapa vital, tal como el paso del tiempo marca huellas sobre el metal en contacto con el aire.

Complicidad

Estos guiños cómplices hacia el espectador son aprovechados por la artista para explorar las posibilidades expresivas de esa transición y evocar poéticas esenciales, metáforas de una realidad que alude al ave fénix para convertir el deterioro y la decadencia en belleza.

Silvia Lerín. 'Copper Landscapes'. Sala 1. Puxagallery.

Silvia Lerín. Copper Landscapes. Sala 1. Puxagallery.

En la muestra se alternan los grandes y pequeños formatos con acrílicos sobre tela, maderas, hilos de cobre y técnicas mixtas que incluyen también la serie de obra gráfica Oxide, realizada mediante técnica aditiva collagraph sobre papel de grabado.

Los procesos físicos de los materiales sirven a esta inquieta artista en un periodo creativo de madurez y renovación tras una década de fructíferas experiencias entre Londres, Valencia e Indianápolis.

Estas obras, que forman parte de su proyecto autobiográfico Piel de cobre, han sido realizadas gracias al apoyo del Ministerio de Cultura y Deporte.