El guión estará a cargo de Paco Roca y Ángel de la Cruz, mientras que Piti Sanz e Iván Aledo se encargarán de la composición de la banda sonora. Manuel Cristóbal, responsable de Perro Verde Films, que ha coproducido El lince perdido, ha defendido que Arrugas “es una historia increíble, llena de ternura y humor”.

Arrugas, publicada en España por Astiberri, va ya por su cuarta edición, con más de 17.000 ejemplares vendidos. Además, durante todo 2009 estará de gira por las tiendas FNAC de toda España una exposición preparada por el propio autor valenciano sobre diferentes aspectos de su creación.

El autor participará en el guión pero no quiere obsesionarse con la fidelidad a su obra: “Se trata de una adaptación. Habrá cosas que funcionen mejor en cine que en el cómic y viceversa. Lo importante es la historia y el mensaje y a través del cine llegará a mucha más gente”. El historetista valenciano comenzó su carrera en el mundo de la publicidad, pero se formó como dibujante para la revista El Víbora.

Recopilación de anécdotas

Arrugas, que según Roca “es una recopilación de anécdotas de los padres y familiares ancianos de sus amigos”, también ha sido galardonado con el Premio Dolmen de la Crítica, el del Saló del Cómic de Barcelona a la Mejor Obra Española y al Mejor Guión de 2007 y el Premio al Mejor Abum del Festival de Lucca (Italia).

Además de colaboraciones en las revistas Kiss Comix y El Víbora, Paco Roca es autor de monografías como Gog, El Juego lúgubre, Las aventuras de Alexander Icaro: hijos de la Alambra y El Faro. La mayoría de sus obras han sido editadas también en Francia, Italia y Holanda.

 

 

Arrugas según su autor

“Dicen que cuando te miras en el espejo y empiezas a parecerte a tu padre es que ya te estás haciendo mayor. Mi reflejo empieza a parecerse a mi padre y mi padre se parece ya a la imagen que recuerdo de mi abuelo.

Inevitablemente, los padres de mis amigos también sufren esta transformación. Emilio, el padre de Diego, sufre Alzheimer. Con risa amarga mi amigo me cuenta las idas de cabeza de su padre. Divertidas todas si no fuesen la inevitable decadencia final de una persona que siempre me infundió respeto.

Quizá por estas razones, y porque mi madre que siempre ha sido muy presumida se acaba de comprar muy avergonzada su primer bastón para poder andar, decidí hacer una historia sobre ancianos. Comencé a recopilar las anécdotas de los padres y familiares ancianos de mis amigos. Como la historia de la tía de Salva, que nunca va sola a ningún sitio porque teme ser abducida por los marcianos. O Julia, la madre de Ismael y Hugo, que siempre se guardaba las cosas más absurdas para dárselas cuando iban a verla a la residencia”.

 

Arrugas. Paco Roca.