Como señala el director del Cervantes, Luis García Montero, “combinando divulgación y rigor académico, estamos ante una guía sencilla, muy útil y amena que ofrece información importante sobre el uso correcto de nuestra lengua y nos invita a reflexionar sobre ella. Un libro que contribuye a consolidar la unidad y mantener la cohesión del español. El idioma, concluyó, no tiene dueños, es un territorio vivo cuyos dueños son los hablantes”.

Por su parte, Florentino Paredes, coordinador de la obra escrita en colaboración con Salvador Álvaro y Luna Paredes, destaca que, con el máximo rigor y sencillez posibles, las 100 dudas se convierten en realidad en cerca de 1.600 aclaraciones, pues cada pregunta incluye en su respuesta otros muchos aspectos relacionados. “La mayoría de las veces el enfoque es flexible pues señala lo que es aceptable, preferible o no recomendable”.

La obra, que sigue el esquema de Las 500 dudas más frecuentes del español, editada también por el Instituto Cervantes y la Editorial Espasa en 2013 y que vendió unos 40.000 ejemplares, se organiza en 10 capítulos.

En el primero de ellos se plantea cuál es el nombre correcto de la lengua: ¿castellano o español? a lo que se responde que ambos nombres son sinónimos y los dos son igual de válidos y correctos. “Entre los especialistas -argumenta el texto- se emplea el término castellano cuando se alude al modo de hablar de las primeras etapas de la creación del idioma o para referirse expresamente al dialecto hablado actualmente en la zona central de España. Por otra parte, el término español es el más general cuando se contrapone a otros idiomas, como el francés, el inglés o el chino, y así suele figurar en los títulos de diccionarios o gramáticas”.

El apartado de ortografía es el más extenso, con 26 preguntas. Aborda las palabras que contienen b o v, si es lo mismo acento que tilde, por qué no llevan tilde las palabras fue, dio, vio y fui, cuándo se escribe si no y cuándo se escribe sino, cuándo llevan tilde solo y este, o qué es un diptongo, un triptongo o un hiato.

Sobre puntuación se aclara si se puede poner una coma antes de y o después de pero, o si hay que escribir mayúscula después de los dos puntos o de los puntos suspensivos. Cómo se deben escribir números con letras y las abreviaciones y resaltes tipográficos (títulos, citas, diferencia entre siglas y acrónimos…) ocupan los dos siguientes capítulos.

También se contienen preguntas relacionadas con el género gramatical (¿sirve la @ para referirse a los dos géneros a la vez? ¿es mejor decir la médica o la médico?) y con los verbos irregulares (¿imprimido o impreso? ¿es correcta la forma iros?). Los dos capítulos finales resuelven dudas sobre la construcción de las frases: concordancia, queísmo y dequeísmo; leísmo, laísmo y loísmo; uso de preposiciones y conjunciones, pronombres personales…

En definitiva estamos ante una guía rápida que ayudará a resolver las dudas recurrentes que tenemos todos los hablantes de español. Una aliada para hablar y escribir mejor.



Las 100 dudas más frecuentes del español
Florentino Paredes, Salvador Álvaro, Luna Paredes
Instituto Cervantes
Editorial Espasa
194 páginas
14,90 euros