¿Con qué completarías la frase: “Mi infancia son recuerdos de…”?

Verdes campos, con cielos grises y voces

¿Cuáles son los días azules y el sol de tu infancia?

Los días azules de mi infancia son los pasados al lado del mar en la playa de Salinas y el sol –escaso–, el de mis vacaciones veraniegas en la ciudad de Coruña.

¿Es el valor más alto del hombre/la mujer el de haber sido niño/niña?

No, la infancia es el periodo más importante en la formación de un individuo, pero, si he de hablar de valores, para mí el más importante es el que me transmitieron mis padres: Trata al prójimo como a ti mismo.

¿Hay en tu historia cosas que recordar no quieres?

Si, varias.

Tu segundo apellido es Paz. En este momento de tu vida, ¿vives en paz con los hombres y en guerra con tus entrañas o al contrario?

Vivo, sin ninguna duda, en paz con hombres y mujeres, y con las armas preparadas para cualquier contingencia que mis múltiples incertidumbres me provoquen.

En la actualidad, ¿tu vida está hecha más de resignación que de rebeldía o viceversa?

Mi espíritu es crítico en general y no contemplo la resignación como solución a un conflicto del tipo que sea.

Tú eres una auténtica andariega por todo el mundo. Verdaderamente, ¿se hace el camino al andar? ¿Y al cantar?

Hago mi camino al cantar.

En tu larga experiencia como viajera, ¿a qué das más valor: al camino, a la posada o al regresar para contarlo, para cantarlo?

Doy importancia a todo ello. Camino, posada o regreso pueden estimular tu imaginación y convertirse en canción.

En tu mundar, ¿cómo sueles conversar con la mujer que siempre va contigo?

De tú a tú.

¿Has tenido alguna vez la sensación de “estar dando vueltas al atajo”?

Más de una.

Dice el poeta que “todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar”. ¿Es verdaderamente el olvido quien nos nombra y pronuncia?

¿El olvido? ¿Tanto trabajo y esfuerzo para que todo acabe? Al menos los versos del poeta no han caído en el olvido.

¿En qué medida has perseguido la gloria y dejar en la memoria de los hombres tu canción?

No evitaré responder a esta cuestión con un rotundo ¡sí!

¿Has sentido alguna vez tu corazón helado por alguna de las Españas?

Sí.

Lo español, ¿te encanta, te indigna, o te encanta y te indigna al mismo tiempo?

Me encanta en un porcentaje superior a la indignación que me provoca.

¿Hemos aprendido ya a separar las voces de los ecos o hay más ruido que nunca?

¡Hay mucho ruido!: “Tanto ruido en mi cabeza/ que no me deja dormir/ que me aturde, que me pesa” (de la canción Tanto ruido, contenida en el último álbum Que corra el aire).

¿Se miente más que se engaña o se engaña más que se miente?

¿No es lo mismo engaño que mentira?

¿La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, o también la verdad se inventa?

Hay muchas verdades, aunque se puede simplificar en una.

¿Crees que se ganaría mucho si los políticos actuales prestaran más atención al mensaje de Mairena: “para dialogar, preguntad primero; después, escuchad”.

Estaría bien tatuarse esa frase.

¿Es el mejor de los buenos quien “sabe que en esta vida todo es cuestión de medida: un poco más, algo menos” o quien “guarda, cual venta del camino, para el sediento el agua, para el borracho el vino”?

No hay que buscar competencia entre los buenos.

La moneda del alma, ¿se pierde si no se da?

El alma no se puede dar, ni vender.

¿Es el maestro quien hace al niño o el niño al maestro?

En un mundo armónico uno aprendería del otro.

¿El artista es el que transforma en arte lo que no es arte o el que imita a la naturaleza, es decir, el artista es la abeja que transforma en miel el néctar de las flores o el que trata de suplantar al propio nectario?

El artista es el que hace arte donde los otros no lo ven.

¿El hacer las cosas bien importa más que el hacerlas?

Ya que las haces, ¡hazlas bien!

Todo necio confunde valor y precio. ¿Hay mucho necio en el mundo de la canción?

Como en cualquier otra profesión, “habemos” hipócritas, cínicos y necios.

Se dice que la música es una de las artes que ofrece más posibilidades expresivas. ¿Qué paisaje musical le pondrías a un poema de Rosalía de Castro?

Para mí, sí que resulta la más expresiva. El que se percibe en Negra Sombra.

“El ojo que ves no es/ ojo porque tú lo veas;/ es ojo porque te ve”. ¿Se puede aplicar también a la mirada del alma?

No sé.

El corazón tiene razones que la razón no tiene, pero ¿tiene la razón corazonadas que el corazón no tiene?

Absolutamente sí.

En música, ¿el pasado y el porvenir han pasado ya o el hoy es siempre todavía?

En música, pasado, presente y futuro hacen buenas migas.

La Wikipedia te define como una cantante pop-rockera, pero tú ¿con qué sustantivo, adjetivo y verbo identificarías tu música?

No tengo ninguna necesidad de definirme.

Has cantado boleros y coqueteado con el reggae, el flamenco, el jazz…, ¿los géneros están para romperlos, para hacer que salten las costuras?

Los géneros están para servirte de ellos si lo que buscas es expresarte en libertad.

¿Dónde hay más “Luz”: en Madrid, la ciudad donde vives desde hace mucho tiempo, o en París, a la que has visitado en multitud de ocasiones?

Para vivir Madrid, para pasear y soñar, París.

¿En una alborada (por ejemplo desde Finisterre) o en un atardecer (por ejemplo desde El Cabo de Gata)?

No puedo, ni quiero elegir. Me quedo con las dos propuestas

En las siguientes preguntas en las que planteamos la misma cuestión referida a distintos ámbitos de la cultura: ¿Dónde hay más “Luz”: en El Bosco o en Picasso?, ¿En Cervantes o en Shakespeare?, ¿En Mozart o en Beethoven?, ¿En Bob Dylan o en Georges Brassens?, ¿En los Rolling Stone o en los Beatles?, ¿En Edith Piaf o en Janis Joplin?, ¿En María Callas o en Montserrat Caballé?, ¿En John Ford o en Billy Wilder?, ¿En el teatro de Lorca o en el de Valle-Inclán?, ¿En las historias de Gabriel García Márquez o en las de Julio Cortázar?, ¿En Rudólf Nureyev o en Lindsay Kemp?, Luz Casal nos responde de la misma manera, no quiere elegir, se queda con los dos nombres en cualquiera de los planteamientos realizados.

Pasando a la ciencia, ¿dónde hay más “Luz”: en la mecánica cuántica o en la newtoniana?

Actualmente me fascina la física cuántica.

¿En la medicina científica o en la alternativa?

En la medicina científica, la que me ha curado.

En tu caso, ¿la mujer y la cantante comen de la misma cuchara, se alimentan de la misma Luz?

La mujer y la cantante es una desdoblándose en muchas a través de las canciones.

¿En qué medida las letras de tus canciones dibujan tu biografía?

En la gran mayoría, mezclada con ficción.

¿Es el escenario tu Casal?

¡Sí!

Hacia la Luz y hacia la vida, ¿espera tu corazón otro milagro de la primavera?

Un milagro es la vida, ¡mi vida!

Si en el principio fue el verbo, ¿fue la canción lo siguiente?

Antes fue la Música, después vino la letra y ahí sí, se convirtió en canción.

En tu manera de hablar se nota un deje gallego, pero también una cierta textura malagueña salpicada de un algún madrileñismo cheli, ¿te sientes precisa con esa mezcla a la hora de comunicarte con los demás?

Todavía es una incógnita para mí porque hablo así. Desde que me acuerdo, siempre ha llamado la atención mi forma de hablar y mi acento.

Naciste en Boimorto (La Coruña), pero te criaste en Asturias. ¿Eres una gallega enraizada en Asturias o una asturiana enraizada en Galicia?

¡Soy una astur-galaica!

Has creado el festival de la Luz en tu pueblo natal, ¿es tu jardín junto al mar?

Es el jardín y la fiesta de todos de los que viven aquí, de los que lo hacen posible y de los que vienen a disfrutarlo.

Un corazón solitario, ¿es realmente un corazón?

¡Claro!

¿Cómo se convierte la rabia en pan?

Con mucho esfuerzo.

Haz el humor y no pilles perras. ¿Aconsejarías esta receta como quimioterapia del vivir?

La rabia, como el miedo, aparece como una reacción natural que puedes combatir de varias maneras, la mejor con humor…

Has vivido en tus propias carnes la enfermedad, has sentido muy cercano el dolor de los otros y has perdido a tus padres y a algunos amigos muy queridos. ¿Cómo te explicas la ausencia en el diccionario la RAE de una palabra tan hermosa como condoliente (quien participa en el sentimiento de otro, compartiéndolo)?

La incluirán quizás cuando no tengan a nadie que les alivie el dolor.

Por último, ¿te quedas con el epitafio del gaditano: “ná de ná” o con el teresiano: “tan alta vida espero, que muero porque no muero”?

No he tenido tiempo de redactarlo.